Lograr un peso saludable y sostenido

Antes que nada, quisiera felicitar a todas las mamacitas en nuestro día. Honor a quienes honor merecen!

Los anuncios publicitarios de productos y programas para bajar de peso y obtener salud necesitan tonificar sus mensajes, haciendo afirmaciones, prometiendo más de lo que probablemente los productos y programas pueden cumplir. Proclaman resultados “milagrosos” – una rápida y fácil pérdida de peso – mientras que ignoran y contradicen los dogmas básicos de la pérdida y el mantenimiento de peso exitosos – reducción en la ingesta de calorías y ejercicio físico. No cuentan con la evidencia científica que respalda las afirmaciones sobre su rendimiento, en cambio utilizan testimonios equívocos de consumidores, endosos de ‘expertos’ y también otras técnicas engañosas para avalar la credibilidad de sus productos.

El uso de afirmaciones exageradas sobre los productos y programas para adelgazar está incrementando. Se requiere leer estos anuncios con una gran dosis de escepticismo con afirmaciones tales como:
¡Usted puede perder 18 libras en una semana! Usted solamente tiene que hacerlo durante 2 DÍAS PARA VER LOS RESULTADOS

Alusión a estos engaños aparecen en los nombres propios de los productos, tales como:
“Redu-Quick”
“Slim Down Fast”

En realidad la pérdida de peso sustancial en un corto período de tiempo es altamente improbable y potencialmente dañina. Los expertos en el tema generalmente recomiendan una pérdida de peso máxima de entre 1 y 2 libras por semana.

Afirmaciones de tipo:
“Pierda entre 8 y 10 libras por semana… sin dieta, ni ejercicios extenuantes”
“Coma todo lo que desee – cuanto más coma, más peso perderá”

Aunque sin duda resultan tentadoras, estas afirmaciones contradicen la evidencia científica que enfatiza la actividad física y una moderada ingesta de calorías para una pérdida de peso a largo plazo, si no es que definitiva.

Afirmaciones del tipo:
“Descubra el secreto del adelgazamiento permanente”
“Baje de peso y permanezca delgado”

El adelgazamiento a largo plazo es difícil de alcanzar, pero adaptando un estilo de vida , con convicción y determinación, se puede sin duda lograr.

Muchos intentan atraer a aquellas personas que se la viven a dieta y frustradas con declaraciones tales como:
“¿Está cansado de las dietas de moda que parecen no dar nunca resultado?”
“Usted desea bajar de peso, y lo logró anteriormente; pero después de un tiempo volvió al punto de partida.”

En muchas ocasiones los “profesionales” que avalan supuestamente dichas campañas, también pueden ser ficticios. No se diga los famosos reintegros garantizados de dinero:
“Usted perderá 35 libras en tres semanas. ¡Sí! ¡Garantizado!”
“Usted baja de peso o no le cuesta ni un centavo.”

Otro de los mitos, el de la seguridad del producto:
“Probado 100% seguro”
“Segura e inmediata pérdida de peso”
“El sistema más seguro del mundo para controlar el peso.”

El término “natural” con afirmaciones del tipo:
“no es una droga de prescripción médica para adelgazar”
“nada de píldoras o pastillas peligrosas que tomar”

En realidad existe muy poca evidencia sobre la seguridad de los productos, poniendo en desventaja a los consumidores sin siquiera revelar los ingredientes activos que incluyen dichos productos o formulas.

Testimonios “Antes y Después”, afirmaciones sin respaldo:
“¡Hace 7 semanas pesaba 268 libras, ahora bajé a 148 libras! … y no cambié mis hábitos de alimentación…”
Que hacer en realidad?
Si usted desea bajar los kilos que le sobran, no se deje confundir por toda la charlatanería. Ya sea en la radio, la televisión o las revistas, nos asaltan constantemente los mensajes como los que aquí enumere. Es casi imposible saber quién, si es que existe alguien, está diciendo la verdad.

Con el fin de colocarlo a usted en el camino hacia un peso saludable, le presentare algunos hechos acerca de las preocupaciones comunes por bajar de peso. Pero antes de modificar su dieta o programa de ejercicio, consulte a su médico para ver si se trata de una alternativa más saludable para usted.

¿Cómo puedo alcanzar mi peso ideal?
En vez de buscar un peso “ideal”, trate de lograr un peso más saludable. Es posible que lo que se considera un peso ideal para alguien de su misma estatura no tome en cuenta algunos aspectos muy importantes, como su complexión, el tipo de cuerpo o si usted padece una enfermedad relacionada con la obesidad. Pero antes que nada,
el saber acerca de su individualidad fisiológica y genetica podremos decir que nos encontramos bien encarrilados para iniciar nuestro viaje hacia una vida mas plena y sana.

El llamado peso ideal no tiene en cuenta en dónde está distribuido el exceso de peso. Las personas con “cuerpo de manzana” (con el exceso de grasa localizado alrededor del abdomen) corren un riesgo más alto de padecer enfermedad cardiovascular , trombosis o embolias, hipertensión arterial (presión alta) y diabetes que las personas con cuerpo de “pera”, en las cuales la grasa se localiza alrededor de los glúteos y muslos.

El hecho de si usted padece una enfermedad relacionada con la obesidad determina también cuánto debe usted pesar. Si padece hipertensión arterial, hipercolesterolemia (colesterol alto), diabetes tipo II, artritis y si ronca con interrupciones en la respiración o si alguien en su familia a muerto a una edad temprana por causa cardiovascular, usted deberá esforzarse más para controlar su peso que alguien sin una o más de estas afecciones.

Después de considerar todos estos factores, establezca expectativas más realistas para su reducción de peso. Buenas noticias: Incluso las reducciones moderadas (5 — 10% de su peso actual) proporcionan ventajas reales para su salud con respecto a la presión arterial, las concentraciones de colesterol y otros factores de riesgo para padecer enfermedades.

A la larga, las dietas rigurosas no funcionan. Las dietas demasiado estrictas son como un castigo diario para la mayoría de las personas. Simplemente, usted no puede apegarse a una dieta que le hace sentir hambre durante todo el día. Además, bajar de peso demasiado rápido puede ocasionar que se pierda músculo además de grasa.
La obesidad es una enfermedad de larga evolución que obliga a cuidar de por vida los hábitos de alimentación, de ejercicio y otras costumbres. Después de hacerlo, es natural que usted bajará de peso o, por lo menos, lo mantendrá estable. Cualquier cambio duradero debe ocurrir a pasos pequeños. Los métodos para bajar rápido de peso suelen ir seguidos de una recuperación rápida del peso debido a que no se modifican los hábitos de alimentación ni de ejercicio.

Un hábito saludable es el de desayunar, comer y cenar todos los días. Trate de comer por lo menos 25% del total de calorías diarias en cada comida. Esto le ayudará a tener buen apetito antes de cada comida, lo que no suele ocurrir cuando usted omite alguna comida y come demasiado en otra.

Los alimentos bajos en grasas no necesariamente contienen menos calorías que otros alimentos. De hecho, estos productos a menudo contienen más calorías que los similares a ellos que son ricos en grasas debido a que contienen más azúcar y otros saborizantes. Cerciórese de revisar la lista de calorías que se encuentra en la etiqueta de los alimentos bajos en grasas. Un método mejor para reducir tanto el consumo de grasas como el de calorías es sustituir los alimentos ricos en grasas por carbohidratos complejos. Los carbohidratos complejos, como frutas, verduras, panes de granos integrales (no de trigo ya que este contiene el gluten que suele inflamar al intestino creando estragos) y cereales contienen poca grasa o nada. Además, estos alimentos contienen otros nutrimentos saludables (fibra, por ejemplo) que nuestro organismo necesita cuando tratamos de bajar de peso ya que ayuda a controlar las subidas súbitas de glucosa en la sangre.

Una vez que alcance su peso ideal será más fácil permanecer delgado si sigue un programa de ejercicios. Nunca se es demasiado viejo ni demasiado limitado físicamente para obtener ventajas de algún tipo de ejercicio. Caminar, bailar, nadar, incluso el “quehacer doméstico aeróbico” son buenas maneras de aumentar su nivel de actividad. Y aun cuando baje de peso, estará más sano si practica ejercicio regularmente.

Si usted y su médico están de acuerdo en que lo mejor sería bajar de peso, trate de evitar el “juego de los números”: contar todos los kilos y las calorías. En vez de ello, concéntrese en las mejoras en sus hábitos de alimentación y de ejercicio, así como en los factores de riesgo de padecer enfermedades, como colesterol alto y presión arterial alta.

Trate de lograr y de conservar una reducción de peso pequeña (unos 2.5 — 5.0 kg) antes de bajar más. Un objetivo realista a largo plazo sería bajar 10% de su peso corporal actual. Para otras personas, un buen principio sería mantener su peso actual, especialmente para aquéllas que tienen el antecedente de subir gradualmente — pero constantemente — de peso. Este es un buen objetivo, especialmente para las personas que padecen diabetes, artritis u otros padecimientos que empeorarían con el aumento de peso.

La dieta y el ejercicio adecuados de acuerdo ya sea a su tipo de sangre o bien de acuerdo a su genotipo siguen siendo muy importantes para cualquier resultado optimo, brindándole una mejor calidad de vida al hacer el cambio necesario de llevar un estilo de vida personalizado. Aprenda que alimentos debe enfatizar y cuales debe evitar para lograr su objetivo!

Comments are closed.