El huevo, y su supuesto contenido de colesterol

Unos 20 años atrás como estudiante de naturopatia en Bastyr

College, recuerda el Dr D’Adamo haber oído sobre la practica

de limitar el consumo de huevos a pacientes cuyo colesterol

fuera elevado, ya que un huevo de buen tamaño contiene como

215 mg de colesterol (prácticamente concentrado en su totalidad

en la yema ). Estudios entonces habían demostrado que no era

recomendable que el consumo de colesterol excediera los 300mg.

Esto le parecía bastante lógico aunque ya en aquellos tiempos

resultados tan categórico empezaban a ser debatidos.

Un huevo contiene 6 g de proteína, de la cual la mitad se encuentra

en la clara, considerada una proteína ideal ya que contiene todos los

aminoácidos esenciales en proporciones apropiadas para el humano.

Mas adelante en una de sus tantas visitas a la biblioteca medica de

Washington donde solía hacer sus trabajos de investigación para la

carrera, decidió leer los estudios publicados acerca de los efectos del

huevo sobre niveles altos de colesterol. Sorprendentemente, no encontró

ningún estudio al respecto. Paradójica mente, encontró muchos artículos

reportando sobre lo contrario: que el consumo de huevo tenia poco o

ningún efecto sobre colesterol en suero, y que el efecto parecía ser bastante

variable entre las diferentes personas. No se encontró relación alguna entre

consumo de huevo y enfermedades coronarias.

A partir de ese momento ya no limito el consumo de huevo a sus pacientes

con tipo de sangre O, así como un consumo moderado a sus pacientes de

sangre tipo A, siempre y cuando llevaran una vida activa y gozaran de buena

salud. La principal razón de que los huevos tengan tan poca injerencia en

niveles generales de colesterol (a diferencia de su contenido de colesterol),

es porque la absorción de colesterol en el huevo, se ve reducido por otro

primordial ingrediente dentro del huevo, llamado lecitina. Investigadores de

la universidad del estado de Kansas, publicaron la primer evidencia que la

absorción de colesterol se ve reducida por el otro componente del huevo.

Esta puede ser la razón del porque no se encontró ninguna asociación entre

el consumo de huevo y nivel de colesterol en la sangre.

El fosfolipido, o lecitina encontrado en el huevo inhibe de manera notoria

la absorción del mismo. Esta no es del 100%: algo de colesterol se alcanza

a absorber, pero se reduce la cantidad significativamente, en presencia del

fosfolipido. Si usted es del tipo B u O, no tendrá el mismo efecto para usted

el contenido de colesterol del huevo en su colesterol en suero. Sin embargo si es

usted tipo A, el efecto únicamente será leve a moderado, dependiendo de su

estatus secretor.

Aparentemente esta información aun no ha penetrado del todo en la

Asociación Dietética Americana (A.D.A.), quien continúa recomendando,

limitar el consumo de huevos a un máximo de 4 yemas por semana. No

es de sorprenderse que ‘Conagra’ (fabricantes de los ‘egg-beaters’) son

grandes patrocinadores de la A.D.A. Pero esto ya es ‘meterse en

camisa de once varas!!’)

Comments are closed.